Sin lugar a dudas uno de los motivos que más estrés suele generar en las familias con niños es aquel relacionado con los estudios. Más allá que la noción de fracaso escolar se usa tan sólo para casos en los que el estudiante no obtiene el título académico o no cumple con ciertos requisitos mínimos, en realidad el concepto hay que ampliarlo para abarcar otra clase de situaciones.

En torno al punto anterior, generalmente se suele consultar un psicólogo por razones de fracaso escolar cuando en la práctica se encuentra un niño que no logra alcanzar un rendimiento esperado de acuerdo con lo que se ha estipulado es lo apropiado para su edad, por eso profesionales como el Dr Romeu pueden ser de tanta ayuda.

El rol del psicólogo ante el fracaso escolar

Cuando se enciende la alarma del fracaso escolar no sólo el estudiante ingresa en una carrera por abandonar esa condición, sino que la familia, la institución educativa y en ese sentido el psicólogo se involucran en el proceso. Esto se debe a que no se trata únicamente de la asignación y cumplimiento de exámenes o deberes, sino de asumir retos y responsabilidades guiadas por un profesional.

Claro, conseguir que las notes mejoren no se va a conquistar en poco tiempo, pero cuando el comportamiento de un estudiante es guiado por un psicólogo y éste a su vez encuentra apoyo en el entorno familiar e institucional, las posibilidades de solventar una situación de fracaso escolar son más altas.

Sobre el fracaso escolar

Es clave anotar que un fenómeno de estas características no se presenta tan sólo por una causa. Cada estudiante es un caso en sí mismo con sus propias particularidades, razón por la cual el rendimiento académico se ve mediado por múltiples factores. A continuación se presenta una lista corta con algunas de ellas que usualmente los psicólogos evalúan.

  • Dificultades para el aprendizaje como: discalculia, disgrafía, dislexia, disortografía, etc.

  • Un mal proceso de adquisición de competencias básicas para el aprendizaje.

  • Malas técnicas de estudio.

  • Patrones en el comportamiento del estudiante que complejicen que se concentre o preste atención.

  • Problemas de audición o de visión.

Por supuesto son muchas más las variables que median en el cómo se presenta un caso de fracaso escolar, pero estos son los primeros puntos por abordar cuando desde la sala de psicología se evalúa un caso de este tipo.

En conclusión, la importancia de un psicólogo en cualquier institución educativa que se tome con total seriedad el tema del fracaso escolar es fundamental, bien sea para evaluar la situación, como para plantear medidas de choque que permitan al estudiante encaminar sus estrategias de aprendizaje para lograr modificar su estado y facilidad la comprensión de los temas escolares.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *